Influencia en la obra de otros autores

María Zambrano

Zambrano, María (1904-1991)             

 La España de Galdós / María Zambrano.-- Madrid :  Taurus, cop. 1959.-- (Cuadernos Taurus ; 30)               

2-2460

Desde los años treinta y a lo largo de las décadas por las que transcurre su vida, María Zambrano no dejó de escribir sobre Galdós hasta los años finales. No fueron menores las propias referencias a su papel como mujer en ese acercamiento a Pérez Galdós (sesenta y un años mayor que ella, pero cuyas vidas coincidieron en quince) pues esa reflexión ocupó un lugar siempre importante hasta ser desarrollada de manera explícita en su artículo “La mujer en la España de Galdós”.

José M. Pereda

Pereda, José María de (1833-1906)

  El sabor de la tierruca / José M. de Pereda ; [prólogo de     Pérez Galdós].-- 7ª ed.-- Madrid : Librería General de  Victoriano Suárez, 1929 .(Tip.  de A. Fontana)                        

2-3248

La amistad es posible cuando los encuentros son mayores que las discrepancias y cuando la empatía se da en lo fundamental, sin embargo, el temperamento liberal de Pérez Galdós se oponía al cántabro y rígido de Pereda. Pero tenían puntos en común, como el tratamiento de los personajes femeninos o la visión de los fanatismos religiosos como nocivos. Los dos estaban en contra de la hipocresía, del arribismo político y social, de la avidez de dinero, de los convencionalismos, de la intolerancia, del machismo. Defendían los derechos de la mujer en el ámbito intelectual y educativo, la autenticidad en todos los campos, las libertades individuales, el decoro y la sutileza en la escritura.

Emilia Pardo Bazán

Pardo Bazán, Emilia Condesa de (1851-1921)

             Un viaje de novios / Emilia Pardo Bazán.-- 2ª ed.-- Madrid :     Librería de Fernando Fé, 1888. 

4-20883 

 Emilia Pardo Bazán, a pesar de todo el cariño que profesaba a Galdós, no dejó de criticar los aspectos con los que no estaba de acuerdo. Se lamenta, por ejemplo, que en la obra Tristana, tras una primera parte con una protagonista fuerte e independiente, queda centrada en una historia de amor en la segunda parte.

Leopoldo Alas "Clarín"

Alas, Leopoldo, Clarín (1852-1901)             

 La Regenta / por Leopoldo Alas (Clarín) ; prólogo   de Benito Pérez Galdós.-- Madrid : Librería de Fernando Fé, 1900 .(Establecimiento tipográfico de Ricardo Fé)

2-188

La Casa-Museo Pérez Galdós, en Las Palmas de Gran Canaria, conserva en su archivo galdosiano más de setenta cartas enviadas por Clarín a su amigo y compañero en tareas literarias entre 1879 y 1901. Estas cartas son un testimonio del buen talante y mejor juicio de quien consagró gran parte de su obra escrita al ejercicio de la crítica de la literatura. Cuando en 1890 Galdós publica la primera parte de Ángel Guerra, Clarín le hace saber cuánto de importante hay, no sólo en todo lo nuevo que Galdós incorpora a cada una de sus creaciones, sino en el esperado encuentro entre ficción y realidad.

María Guerrero

El Teatro .-- N.1 (nov. 1900) - n. 63 ( dic. 1905)-- [Madrid: s.n.], 1900-1905 (Madrid: Imp. de Nuevo Mundo) Mensual.   Descripción basada en: n. 47 (ago. 1904)

34358

En 1892 María Guerrero vuelve a España y al Teatro de la Comedia. Estrena Realidad, que no es la primera obra dramática de Galdós (San Quintín) pero sí la primera que se estrena.  Galdós encontró en María Guerrero el modelo perfecto para su idea de mujer.  Decía de ella” me fijé en su tez morena y descolorida; fijéme asimismo en su limpia pronunciación, cualidad en la que no hubo ni hay quien la iguale y advertí en ella otra cualidad preeminente: la memoria”.

En el mismo años la actriz estrena La loca de la casa y La de san quintín, abandonando los papeles de joven por textos más dramáticos.

Aunque Benito Pérez Galdós nunca ha dejado de tener fieles lectores y un número de estudiosos comparable al de Cervantes, no deja de sorprender el aire de superioridad y hasta de menosprecio con que ciertos escritores españoles lo miraron a lo largo del siglo XX. Parece que se tratase de un autor de poca monta, sólo destacable por lo abundante de su obra, incapaz de complejidad novelesca y de un estilo aceptable, atraído, además, por una temática que con cruel alfilerazo fue tachada de «garbancera». Por el contrario, se puede apreciar su  influencia en otros autores como Luis Buñuel y Max Aub, por poner dos ejemplos de grandes creadores, quienes fueron decididamente galdosianos. Destaca también la figura de la pensadora María Zambrano, así como la autora Pardo Bazán. Es de todos conocida la relación que mantuvieron Galdós y Pardo Bazán, pero no es tan conocida cómo esta relación influyó en sus respectivas obras. Podemos destacar Insolación y Realidad y Una cristiana y La piedra angular respectivamente.

Con Alas Clarín y con Pereda mantuvo una larga y profunda amistad. María Guerrero, que también se cuenta  entre sus amistades, estrenó Realidad en 1892.